18.8.10

Series de cine


Desde que empecé no he parado. Californication, Mad Men, Death Note, The Pacific, Breaking Bad y en estos momentos con The Office y la segunda temporada de Dexter. Cada una con sus defectos y virtudes, algunas más de actor que de trama, unas en las que el director va mudando...
Pero todas tienen algo en común y es que alargan el placer. Me explico. Hay series como pueden ser How I Met Your Mother, Big Bang Theory y me atrevería a decir también Californication, de formato distinto en la que la historia no acapara tanta atención como los 20 minutos de situaciones, gadgets y personajes que abrazan la comercialidad, el marketing hecho serie; sin querer, ni mucho menos, quitarle valor a la interpretación de Barney.
Pero es un formato más sencillo, capituletes que puedes ver sueltos, Padres de Familia o Simpsons pasados a carne y hueso. Ya me entiendes, unas sonrisas.

Ahora es cuando vuelvo a las primeras. Alargan el placer de la película y los cabos deben de estar bien cogidos. Algo se oye de que Hollywood se traslada a la pequeña pantalla. Y lo veo completamente lógico. La cartelera se queda sin ideas, llegan remakes por todas partes: superhéroes, adaptaciones de series de los 70 y 80, segundas y terceras partes que no hacen sino estirar y emborronar sagas... estoy esperando a ver a Cory Matthews en la película de Yo y el Mundo y Los Vigilantes de la Playa (con Pamela y David corriendo hacia la cámara, por supuesto, mirándonos conscientes de que su nombre aparece en pantalla).
Y es que historias tan acojonantes, porque ésa es la palabra, como la de Breaking Bad o tan laureadas como las de Lost y The Wire no caben en 120 minutos y menos en 90.
Hay que reconocer también que los yanquis no son los únicos en hacer buenas series (véase Death Note) y que siempre han sido amantes del te pillo prestado, con Inglaterra y su BBC en el punto de mira. Un poco vaguetes a veces estos americanos.

Me encanta el cine y disfruto con cada película como el que más, pero reconozco que estoy enganchado a este nuevo cine. Puede que no tan variado ya que tiene menos recorrido pero sí más intenso y más complejo, evidentemente. Pasamos más tiempo con los personajes y acaban convirtiéndose en auténticos referentes, llegan aún más a nosotros, terminamos identificándonos más con ellos. En consecuencia, el trabajo es más arduo para estos guionistas que para los del cine, ya que tienen que mimar la psicología del personaje al detalle.

Me quedan tantas por ver: The Wire, Los Soprano, Chuck, Weeds, A dos metros bajo tierra, The Company, Heroes... y otras de ayer como Cheers (aunque sólo sea por el genial Woody Harrelson) o la mítica Seinfeld, que únicamente espero no decaigan las buenas historias y los guionistas se lo sigan tomando tan en serio como hasta las que ahora he visto.
Paso a paso, disfrutando de cada una de ellas.

1 comentario:

  1. jajajaj estoy de acuerdo con usted. weeds y seinfield t las recomiendo

    fdo: Titan

    ResponderEliminar